miércoles, 13 de julio de 2016


Podemos poner mil excusas
para no volver a vernos.
La distancia, la ideología,
la edad, la falta de tiempo.

Sé ese recuerdo borroso
de lo que pudo ser y no fue,
mientras los nombres
se pierden en la memoria.

O acércate, muérdeme,
y tatuaremos en nuestras pieles
una danza de pájaros
que nos acompañe para siempre.

Las palabras «¿qué quieres?»
mueren en la lengua,
cuando el imán de los cuerpos
expresa su mensaje.

Un beso es un abismo.
Pero una vez que gozamos
con alas en la espalda, salta y dime
«¿a dónde quieres volar?».

viernes, 3 de junio de 2016


Estallidos y luces en el cielo.
No sé si son
bombas-trueno del Olimpo
o las maniobras de la OTAN.

Solo sé que aquí abajo
no hay dioses, ni héroes
formados por Quirón
en la Escuela de las Américas.

Aquí abajo, en el silencio
que precede al estallido,
a nadie
se le cantan epopeyas.

miércoles, 1 de junio de 2016


La gente busca encontrar la paz.

Yo nunca tuve un trabajo fijo.
No fumé en pipa con los indios.
Tampoco apoyé guerras preventivas.
No hice ningún retiro budista.
No invertí en misiles y alambradas.
Rara vez echo el pestillo a la puerta.

Si me preguntáis donde encontré la paz, os digo:

la encontré la primera vez
en que en vez de salir corriendo
apreté los dientes
entrelacé mis brazos con los de al lado
y esperé sin miedo
la llegada
de la carga policial.

lunes, 30 de mayo de 2016

Tú y yo.

RAE: "pareja".
6. f. Compañero o compañera del sexo opuesto o, en las parejas homosexuales, del mismo sexo.

¿Qué somos?

Amor, deseo, pasión, sexo, afecto...
Las categorías son inútiles.

Los sentimientos son innombrables.

Por eso, la poesía es un arte,
y no mera taxonomía.
A presentes y ausentes. CP del CJE del 28 y 29 de mayo de 2016.

En un pueblo pequeño y perdido,
como la certidumbre y el futuro,
nueve personas cantan canciones
de equipos valientes que podrían ser ellos.

No les tiembla la voz,
aunque tengan miedo,
mantienen limpias sus ideas
incluso hundidos en el fango.

Salen de sí mismas
y se ponen el traje
de un nosotros más grande.

El giro vertiginoso del mundo,
afuera, no se oye.
Afuera, los cuchillos, no se oyen.

Entre la risa y la cerveza,
entre la caricia y la sidra,
se decide por consenso
expulsar a las sombras.

Y entre el paro, la pobreza,
la precariedad, la falta de vivienda, las tasas, el Gobierno, los recortes...
nueve personas
-atravesados por distancias-
se abrazan
y la juventud, por un momento,
se siente invencible.